Grupo

 BelMar

Telef:963742457


Principios Contables en la Contabilidad

Actualizado: 22/10/2020

Fecha: 22/10/2020

Los principios contables son seis normas contables de buenas prácticas establecidas en el Plan General Contable. Estas reglas son llamadas Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados  y es de vital importancia conocerlas para realizar una contabilidad verídica, homologable y prudente.

Estos principios contables son de obligatorio cumplimiento para todas las empresas que presentan sus cuentas anuales según el Plan General Contable vigente en España.

Principio de empresa en funcionamiento

El Plan General Contable explica el principio de empresa en funcionamiento de la siguiente forma:

Se considerará, salvo prueba en contrario, que la gestión de la empresa continuará en un futuro previsible, por lo que la aplicación de los principios y criterios contables no tiene el propósito de determinar el valor del patrimonio neto a efectos de su transmisión global o parcial, ni el importe resultante en caso de liquidación.

Este principio es importante para los inversores, ya que el valor de liquidación de una empresa en la mayor parte de los casos será diferente al valor contable, por lo que habrá que introducir diferentes modificaciones para obtener el valor real, ya sea tanto al alza como a la baja.

Principio de devengo

Las transacciones o hechos económicos formarán parte de la contabilidad en el momento en el que éstos ocurran, no en el momento de pago o cobro.

Este principio es importante, ya que aunque una empresa pueda tener un gran beneficio contable, puede que éste no sea muy realista si finalmente no cobra. De hecho, no es baladí el número de empresas que, a pesar de tener beneficios contables, acaban en concurso de acreedores por culpa de clientes que no pagan sus deudas.

Por tanto, el registro contable siempre depende de la emisión de la factura, nunca del pago o cobro de la misma.

Hay una excepción a esta norma, la peridificación de ingresos y gastos, para más detalles, ver este enlace

Principio de uniformidad

La legislación contable permite utilizar diferentes criterios para contabilizar las transacciones o hechos económicos. El principio de uniformidad exige que los criterios seleccionados no se puedan modificar sin más, sino que se requiera realizar un análisis del impacto del cambio de criterio contable en la cuenta anual de la memoria.

Por ejemplo, si se aplica una modificación al sistema de contabilidad de existencias de un tipo de producto, deberá siempre hacerse lo mismo con todos los otros productos. Debe existir univocidad en la interpretación valorativa de activos, pasivos, ingresos y gastos.

Principio de prudencia

El principio de prudencia exige que las transacciones o hechos económicos deban ser contabilizados de forma prudente en caso de incertidumbre. Esto implica que no se puedan contabilizar beneficios futuros hasta que el negocio no se perfeccione de forma definitiva.

Este principio también implica que los riesgos deben ser contabilizados en las cuentas anuales, ya sea en la memoria, o que se aprovisiones futuras pérdidas si se identifican riesgos que puedan ocasionar pérdidas futuras.

De este modo, la contabilidad se guía siempre por un criterio de prudencia, evitando señalar un beneficio irreal y siendo más proclive a declarar el escenario menos optimista.

Principio de no compensación

A no ser que una norma disponga de forma expresa lo contrario, no se podrán compensar las partidas del activo y del pasivo o las de gastos e ingresos. Además, se valorarán separadamente los elementos integrantes de las cuentas anuales. Esto hace que la contabilidad refleje la realidad de una forma más extensa que si no existiese el principio de no compensación.

En la contabilidad se deben mostrar todas las operaciones producidas, independientemente que se pudieran restar entre ellas antes de registrarse. Por ejemplo, bajo este principio se obliga a registrar tanto los ingresos que una cuenta corriente pueda generar con intereses, como sus gastos de mantenimiento. Siempre por separado y sin calcular la diferencia.

Principio de importancia relativa

El principio de importancia relativa habla sobre la intensidad con la que deben ser aplicados estos principios en diferentes casos. El Plan General de Contabilidad determina que:

Se admitirá la no aplicación estricta de algunos de los principios y criterios contables cuando la importancia relativa en términos cuantitativos o cualitativos de la variación que tal hecho produzca sea escasamente significativa y, en consecuencia, no altere la expresión de la imagen fiel.

Es decir, que se suaviza la aplicación de estos principios en algunos casos siempre que no alteren la imagen fiel que debe dar la contabilidad de una empresa.

Por tanto, el concepto de “importancia relativa” está estrictamente ligado a que, tanto cuantitativa como cualitativamente, las consecuencias de la no aplicación de un principio sean mínimas; importe pequeño e irrelevancia inmaterial.

¿Qué sucede en caso de conflicto entre principios contables?

Como norma de cierre, el Plan General Contable nos ofrece una solución para los casos de conflicto entre diferentes principios contables. En este caso, deberá prevalecer el principio contable que mejor conduzca a que las cuentas anuales expresen la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados de la empresa

Enlaces relacionados:

Plan General Contable - Quién debe de llevar esta Contabilidad - Principio de la partida doble