Grupo

 BelMar

Telef:963742457


Diferencias entre Inversión y Reparación

Actualizado: 12/12/2019

Fecha: 23/01/2021

A lo largo de la vida de las empresas surgen la necesidad de realizar aportaciones económicas en los bienes de inversión existentes, y entra la duda, de si se considera este importe como una inversión, o como un gasto.

Un gasto o una inversión son dos conceptos completamente diferentes. El tratamiento fiscal de los gastos es distinto al de las inversiones y el concepto básico que diferencia un gastos de un inversión es que un gastos es 100% deducible en el año en que se ejecuta, mientras que con una inversión el importe incurrido nos es deducible el 100% en el año que se hace, sino en varios años sucesivos. Esto tiene incidencia en el resultado del beneficio de la actividad, y por tanto, es importarte aplicarlo bien, pues en una inspección, nos puede resultar pagar más impuestos de los pagados, y añadir los intereses de demora y sanciones.

Un gasto es una salida de dinero para adquirir bienes o servicios necesarios para el desarrollo normal de la actividad. Se trata de las adquisiciones habituales e imprescindibles para que funcione la empresa, como por ejemplo compras de materiales, alquiler, suministros y todas esas cosas del día a día sin las que el negocio no podría funcionar.

Una Inversión es una salida de dinero para adquirir, bienes que no se consumen, sino que se incorporan al negocio y tienen utilidad durante un período largo de tiempo de ahí que se imputen progresivamente el importe que ha costado, a lo largo de toda su vida útil. A este proceso se le llama Amortización.

Por tanto, cualquier activo fijo que se adquiera para desarrollar la actividad de un negocio —ordenadores, móviles, coches, maquinaria, etc, va perdiendo su valor a medida que se utiliza. Y a esa pérdida de valor, en contabilidad y fiscalidad, se le denomina amortización.

Por ejemplo, si se adquiere por un precio de 1000€ por un maquina fotocopiadora, ese precio no se refleja en un solo año contable, sino que se va a repercutir año tras año por un máximo de 10. Por lo tanto, en cada año contable se tendrá que imputar como gasto 100€ de la maquina fotocopiadora.

Existen varias formas para poder calcular como se aplica la amortización de un bien, pero el más utilizado es el de la aplicación de las tablas de amortización.

Estas tablas, que publica la Agencia Tributaria y actualiza cada año, muestran el coeficiente máximo lineal que se puede amortizar de cada tipo de activo, y los años máximos de vida útil. Hay que cumplir los rangos que incumplen estas tablas, y por tanto, no se pueden superar estos períodos o porcentajes.

Definición de Reparación y conservación del inmovilizado material

A continuación vamos a dar las directrices para poder saber perfectamente, si no encontramos ante este caso:

  1. Se entiende por «reparación» el proceso por el que se vuelve a poner en condiciones de funcionamiento un activo inmovilizado.

  2.  La «conservación» tiene por objeto mantener el activo en buenas condiciones de funcionamiento, manteniendo su capacidad productiva.

  3.  Las reparaciones y la conservación del inmovilizado material se reconocerán y valorarán de acuerdo con los siguientes criterios:

a) Los gastos derivados de estos procesos se imputarán a la cuenta de pérdidas y ganancias del ejercicio en que se producen.

b) Los elementos que se sustituyan como consecuencia de estas actuaciones se contabilizarán según lo dispuesto para las renovaciones, que se detalla en el apartado Renovación de inmovilizado material, que se explica más adelante.

c) No obstante, en el caso de que un elemento del inmovilizado material haya de someterse de manera periódica a inspecciones generales, con independencia de que los elementos afectados sean sustituidos o no, en la fecha en que se produzca la incorporación del activo al patrimonio de la empresa se identificará como un componente del coste del activo el importe de los desembolsos necesarios para realizar la inspección. Si este coste no estuviera especificado, a efectos de su identificación, podrá utilizarse el precio actual de mercado de una inspección similar. Este componente se amortizará durante el periodo de tiempo que transcurra hasta la fecha en que se realice la revisión, por ejemplo, si la revisión se hace cada cinco años, el período de amortización será 5 años. Cuando se realicen los trabajos, el coste de la inspección se reconocerá como mayor valor del inmovilizado material, que a su vez será objeto de amortización hasta que se produzca la siguiente revisión, dándose de baja cualquier importe pendiente de amortizar del anterior componente.

Por tanto, son gastos deducibles del ejercicio, y no amortizables, los de reparación y conservación efectuados regularmente con la finalidad de mantener el uso normal de los bienes materiales, por ejemplo: Sustitución de elementos del cuadro antiguo de electricidad, Puertas y ventanas antiguas (V3321-13), Tuberías y grifería antiguas, Parqué desgastado y colocación de nuevo rodapié, Puertas, Aire acondicionado (V1762-13), Ascensor, Caldera comunitaria, Obras en la red de saneamiento y en el entronque de la red general debido a su mal estado. Otro caso el de pintar nuestra oficina, es un gasto de mantenimiento mas. El local ni aumenta su vida útil, ni mejora sus prestaciones. Se puede deducir todo el gasto en el ejercicio corriente. No se trata de la adquisición de un bien como inversión. Solo se podrían amortizar estos gastos, en el caso que estuvieramos en una gran rehabilitación del inmueble.

Renovación de inmovilizado material

A  continuación vamos a dar las directrices para poder saber perfectamente, si no encontramos ante una renovación:

  •  La «renovación del inmovilizado» es el conjunto de operaciones mediante las que se recuperan las características iniciales del bien objeto de renovación.

  •  La renovación del inmovilizado, se reconocerá y valorará de acuerdo con los siguientes criterios:

a) Se capitalizará, integrándose como mayor valor del inmovilizado material, el importe de las renovaciones efectuadas de acuerdo con el precio de adquisición o, en su caso, con el coste de producción, siempre que se cumplan las condiciones para su reconocimiento establecidas en la primera parte del Plan General de Contabilidad.

b) Simultáneamente a la operación anterior se dará de baja el elemento sustituido, la amortización acumulada y las pérdidas por deterioro de valor, registrándose, en su caso, el correspondiente resultado producido en esta operación, por la diferencia entre el valor contable resultante y el producto recuperado.

c) En caso de entrega de un elemento sustituido dentro del proceso de renovación, a cambio de un nuevo elemento, se aplicará lo relativo a las adquisiciones de inmovilizado entregando como pago parcial otro inmovilizado, tal como se desarrolla en el apartado Ampliación y Mejora de inmovilizado Material en este artículo más adelante.

d) Si la renovación afectase a una parte de un inmovilizado cuyo valor en libros no pueda identificarse claramente, el coste de la renovación podrá tomarse como indicativo de cuál era el coste del elemento que se sustituye.

Son gastos Amortizables, y por tanto, no son gastos deducibles los de Renovación, que implican un mayor valor del inmovilizado material, se contabilizará de acuerdo con el precio de adquisición de la renovación o, en su caso, con el coste de producción. Se da de baja el elemento sustituido, registrándose el correspondiente resultado de esta operación por la diferencia entre el valor contable resultante y el producto recuperado.

Ampliación y mejora de inmovilizado material

A continuación vamos a dar las directrices para poder saber perfectamente, si no encontramos ante una Ampliación y Mejora del inmovilizado material:

  • La «ampliación» consiste en un proceso mediante el cual se incorporan nuevos elementos a un inmovilizado, obteniéndose como consecuencia una mayor capacidad productiva.

  • Se entiende por «mejora» el conjunto de actividades mediante las que se produce una alteración en un elemento del inmovilizado, aumentando su anterior eficiencia productiva.

  • Los criterios de valoración aplicables en los procesos descritos, serán los siguientes:

a) Para que puedan imputarse como mayor valor del inmovilizado los costes de una ampliación o mejora, se deberán producir una o varias de las consecuencias siguientes:

1. Aumento de su capacidad de producción,
2. Mejora sustancial en su productividad, o
3. Alargamiento de la vida útil estimada del activo.

b) El incremento de valor del activo se establecerá de acuerdo con el precio de adquisición o coste de producción de la ampliación o mejora.

c) En particular, los gastos de urbanización de un terreno se contabilizarán como mayor valor del mismo si los costes en los que incurre la empresa cumplen alguno de los requisitos recogidos en la letra a), incluso cuando la empresa se hubiera instalado con anterioridad al momento en que se inicien las actuaciones.

d) Si en estas operaciones se produjeran sustituciones de elementos, se aplicará lo dispuesto en el apartado 2.2 de esta Norma.

e) Si en el proceso de ampliación o mejora, hubiera que incurrir en costes de destrucción o eliminación de los elementos sustituidos, dichos costes se considerarán como mayor valor, minorado en su caso por el importe recuperado en la venta de los mismos.

f) En todo caso, el importe a capitalizar tendrá como límite máximo el importe recuperable de los respectivos elementos del inmovilizado material.

Son gastos Amortizables, y por tanto, no son gastos deducibles los de ampliación o mejora,  que suponen un aumento de capacidad o habitabilidad o un alargamiento de la vida útil, es decir, mayor valor de adquisición recuperable a través de las amortizaciones y con trascendencia a efectos del cálculo del valor de adquisición de las ganancias o pérdidas patrimoniales en futuras transmisiones.

Ejemplo de gastos de mejora que son amortizables serían: Sustitución de una calefacción de carbón por otra de gasóleo,  Instalación de un ascensor (V1762-13), Adquisición electrodomésticos, Instalación de plataforma salva-escaleras en la zona común del portal de la comunidad de vecinos (V1600-10), Indemnización satisfecha al inquilino para su desalojo. Si la indemnización se financia con un préstamo serán gasto los intereses a partir del momento en que el inmueble vuelva a estar arrendado (V1712- 09), Un inmueble afectado por aluminosis: obras de reparación de paredes, techos y pavimentación son gastos de conservación, mientras que las obras destinadas a la consolidación del edificio constituyen una mejora en cuanto ha afectado a la propia estructura del edificio.

Enlaces relacionados:

Bienes de Inversión, tratamiento en IVA e IRPF

Tributación Alquiler/Arrendamiento de Inmuebles - IRPF - Rendimientos del capital Inmobiliario - para el Inquilino y Propietario