Grupo

 BelMar

Telef:963742457


Que son las actas de inspección y Expedientes sancionadores y cómo contabilizar las cartas de pago recibidas por la Agencia Tributaria

Actualizado: 15/09/2022

Fecha: 26/11/2021

Qué es un acta de inspección

Las actas de inspección de Hacienda son el documento que elabora la inspección de Hacienda una vez concluidas las actuaciones y en las que se hace constar, entre otra información, todo lo acaecido en el transcurso de las actuaciones y sus consecuencias tributarias:

  • La documentación aportada y manifestaciones realizadas por el contribuyente.

  • La propuesta de regularización realizada por la inspección.

  • El importe de la deuda resultante.

La importancia de las actas de inspección de Hacienda se constata con el hecho de que para su validez han de ser firmadas tanto por la inspección como por el contribuyente o, en su caso, quien le haya representado.

Las actuaciones de la inspección finalizan con la notificación del acuerdo de liquidación, en el que se incluye la carta de pago. En el acuerdo de liquidación se refleja lo contenido en las actas de inspección de Hacienda y será el acto administrativo susceptible de reclamación ante el Tribunal Económico Administrativo.

Qué tipos de actas existes

Existen tres tipos de Actas: las de conformidad, las de disconformidad y las de acuerdo.

  • Actas de conformidad: Son aquéllas en las que el contribuyente acepta la regularización realizada por la inspección.

  • Actas de disconformidad: Son aquéllas en las que el contribuyente no está de acuerdo con la propuesta de liquidación.

  • Actas con acuerdo: Son actas excepcionales, en las que se llega a un acuerdo con la inspección cuando se considera que hay determinado grado de incerteza en los hechos comprobados y en su calificación.

Qué consecuencias conlleva la suscripción de cada uno de estos tipos de actas

Cada tipo de acta acarrea unas consecuencias, y que deben de ser conocidas para ver que ventajas e desventajas implica cada tipo.

Actas de conformidad

Inconveniente: El contribuyente no podrá presentar una reclamación contra el acto de liquidación que derive de este acta.

Ventaja: En caso en que se impongan sanciones, dicha conformidad comporta la aplicación de una reducción del 30% sobre el importe de la sanción propuesta.

Actas de disconformidad

Inconveniente: En caso en que se impongan sanciones, la disconformidad impide la aplicación de una reducción del 30% sobre el importe de la sanción propuesta.

Ventaja: El contribuyente mantiene la posibilidad de presentar una reclamación contra el acto de liquidación que derive de este acta.

Importante:

A efectos del pago de la deuda tributaria resultante de la liquidación, no existen diferencias entre estos dos tipos de actas de inspección de Hacienda, ya que en ambos casos se han de pagar o solicitar el aplazamiento de las mismas antes del plazo de vencimiento en período voluntario.

En este sentido, la presentación de una Reclamación ante Tribunal Económico Administrativa (acta de disconformidad) no suspende la ejecutividad de la deuda y la misma se deberá o bien pagar, o bien aplazar, o bien suspender, en estos dos últimos casos mediante la aportación de las preceptivas garantías.

Actas con acuerdo

Inconveniente: El contribuyente no podrá presentar una reclamación contra el acto de liquidación que derive de este acta. Se debe depositar o garantizar el pago, tanto de la deuda tributaria como de la sanción. No cabe aplazamiento de la deuda ni de la sanción.

Ventaja: La sanción tendrá una reducción del 50%.

Tipos de actas en los expedientes sancionadores
En los expedientes sancionadores existen los mismos tipos de actas.

Excepción: En los expedientes que finalizan con un acta con acuerdo, se formaliza una única acta en la que se incluye la cuota y el expediente sancionador, ya que se trata de un acuerdo conjunto que incluye la cuota y la sanción.

¿Si firmo el acta de conformidad, puedo firmar la sanción en disconformidad?
Sí; esta es una de las grandes confusiones que se les plantea a los contribuyentes ya que conceptualmente entienden que si firman un acta de conformidad, en la que aceptan la regularización realizada por la inspección, no puede firmar un acta de disconformidad para la sanción.

La realidad jurídica es muy distinta, ya que se puede firmar una acta de conformidad con la regularización (por ejemplo, por una diferencia de criterio de interpretación) y entender que esa actuación no es susceptible de sanción (por ej. por haber realizado una interpretación razonable de la norma) y por ello, firmar la sanción en disconformidad.

Qué es un acta asociada al expediente sancionador

En los expedientes sancionadores existen los mismos tipos de actas que en las actas de inspección, que ya hemos visto anteriormente. En los expedientes que finalizan con un acta con acuerdo, se formaliza una única acta en la que se incluye la cuota y el expediente sancionador, ya que se trata de un acuerdo conjunto que incluye la cuota y la sanción.

Ahora bien, hay que tener en cuenta, que se puede estar conforme con un acta de inspección y disconforme con el acta sancionadora. Por ejemplo, se puede firmar una acta de inspección en conformidad con la regularización (por ejemplo, por una diferencia de criterio de interpretación) y entender que esa actuación no es susceptible de sanción (por ej. por haber realizado una interpretación razonable de la norma) y por ello, firmar el acta de sanción en disconformidad.

Cómo contabilizar la carta de pago de un acta de inspección, intereses y su sanción asociada

El principio de prudencia establece que los riesgos previsibles y las pérdidas eventuales que se originen en el actual ejercicio o en otro anterior, deberán contabilizarse en el momento en que se conozcan. Por lo tanto, tendremos que dotar una provisión para impuestos por el importe estimado de la deuda tributaria (cuota, intereses y sanción), aunque no tengamos la liquidación definitiva, o pensemos recurrirla, por tanto, deberemos provisionar el gasto en nuestra contabilidad, si existe posibilidad de tener el gasto.

Las cuentas contables que van a estar asociadas a cada uno de lo conceptos se muestran a continuación:

Liquidación de Hacienda Devengo Cuenta Contable a aplicar
Cuota Ejercicio actual 633. Ajustes negativos en la imposición sobre beneficios
631. Otros impuestos
Ejercicios anteriores 113. Reservas voluntarias
Interés Ejercicios anteriores 113. Reservas voluntarias
Ejercicio actual 669. Otros gastos financieros
Sanción   678. Gastos excepcionales

El asiento contable a realizar si se va a contabilizar primero la provisión, se muestra a continuación:

Debe Haber
633 - Cuota IS por inspección  
631 - Cuota otros impuestos por inspección  
669 Intereses de demora ejercicio actual  
113 Cuotas e interés años anteriores  
678 - Sanción por inspección  
  141 - Provisión para impuestos por inspección

Si por el contrario, no hemos dotado la correspondiente provisión, en el momento de conocer el acta, y sólo lo contabilizamos cuando ya es firme los importes, el asiento contable en el momento del devengo será:

Debe Haber
633 - Cuota IS por inspección  
631 - Cuota otros impuestos por inspección  
669 Intereses de demora ejercicio actual  
113 Cuotas e interés años anteriores  
678 - Sanción por inspección  
  475 - Hacienda Pública, acreedora por actas de inspección

Y el asiento contable en el momento del pago será:

Debe Haber
475 - Hacienda Pública, acreedora por actas de inspección 572 - Bancos

Impuestos de Sociedades implicaciones

Los ajustes a aplicar en el calculo del impuestos de sociedades, dado que hay que tener en cuenta que de todos los gastos contabilizados con motivo de la liquidación practicada por la Agencia Tributaria, sólo el interés de demora se considera deducible, al tener carácter indemnizatorio y no sancionador, hecho que debemos tener en cuenta a la hora de corregir el resultado de la cuenta de pérdidas y ganancias mediante el pertinente ajuste extracontable positivo en la próxima declaración del Impuesto sobre Sociedades.

De acuerdo con el artículo 15.c) de la Ley del Impuesto sobre Sociedades (LIS) no tendrán la consideración de gastos fiscalmente deducibles Las multas y sanciones penales y administrativas, los recargos del período ejecutivo y el recargo por declaración extemporánea sin requerimiento previo. En este sentido, procederá un Ajuste Positivo del resultado contable en la cuantía de estos conceptos. Es una diferencia permanente. Casilla 343 del modelo 200.

Ejemplo Práctico

Una sociedad presentó el año anterior un IVA soportado que tras una inspección de Hacienda ahora nos regularizan. El desfase entre lo declarado y lo que estima Hacienda es 15.000 euros a los que va a añadir una sanción de 2.000 euros y unos intereses de demora de otros 700 euros.

El asiento contable, distinguiendo los tres conceptos que se nos cobran será el siguiente:

Cuenta Contable / Concepto Debe Haber
113 (Reservas voluntarias por IVA no deducible)                                15.000,00 €                                      -  
678 (Gastos excepcionales - Sanción)                                  2.000,00 €                                      -  
669 (Otros gastos financieros)                                     700,00 €                                      -  
4750 (H.P. Acreedora por IVA)                                             -                           17.700,00 €

Sobre los ajustes a aplicar en el impuesto de sociedades se deberán de hacer los siguientes:

Los 15.000 euros anotados en la cuenta (113) son deducibles, por lo que para poder hacerlo (al no estar en el grupo 6XX haremos un ajuste extracontable negativo de dicho importe.

Los 2.000 euros anotados como gasto en la (678) no son deducibles, por lo que haremos un ajuste positivo de dicho importe.

Los 700 euros anotados como gasto financiero (669) ya son deducibles lo que supone no tener que hacer otro ajuste positivo por su importe. Los intereses de demora definitivamente serán deducibles en el Impuesto de Sociedades. La Sentencia nº 150/2021 del Tribunal Supremo de 8 de febrero pone fin a la controversia sobre la deducibilidad o no de estos gastos.

Si, por ejemplo, el resultado contable del ejercicio son 120.000 euros, para determinar la Base imponible haremos lo siguiente

Resultado contable antes de impuestos                              120.000,00 €
 - Diferencias permanente por reservas (113) -                              15.000,00 €
 + Diferencia permanente por la sanción (678)                                  2.000,00 €
 + Diferencia permanente por los intereses de demora (669)                                             -  
Base Imponible                              107.000,00 €

 

Enlaces relacionados:

Contabilizar IVA Deducible corregido por hacienda tras una inspección

Requerimiento de Hacienda - Recurso de Reposición - Tribunal Económico Administrativo